El Ayuntamiento de Inca había previsto abrir el servicio de las piscinas cubiertas de Crist Rei el día 1 de octubre, después de llevar casi tres meses cerradas por problemas de impermeabilización. Pero será posible, puesto que se han detectado unos nuevos problemas que afectan al buen funcionamiento. “No creemos oportuno abrir si el servicio no es de calidad, y no será así si no se realizan las reparaciones necesarias en este momento”, ha comentado el teniente de alcalde de Deportes, Gori Ferrà. Desde el IMAF se informará a los usuarios de las incidencias y del periodo de obras nuevas.

IMG_1774
La nueva problemática tiene varios focos y, dada la situación, los técnicos han estimado unos quince días para tenerlo todo en funcionamiento de manera correcta. Se han encontrado goteras que afectan al recinto de la piscina, la zona de oficinas y la sala de máquinas. En todas las partes se intervendrá para evitar males estructurales. Además, el sistema de pluviales externo presenta síntomas de corrosión, hecho que favorece que el agua se filtre.

Por otro lado, los filtros del agua se tienen que cambiar, ya que expulsan arena en los conductos. Esta sustancia erosiona los tubos y echa a perder la piscina. Algunas de las cañerías ya tienen agujeros por donde se pierde líquido. También se realizará una actuación en la caldera para mejorar el uso.

En estos momentos, y sin cuantificar el coste de las nuevas reparaciones, el Ayuntamiento ha efectuado un gasto cercano a los 48.000 euros. “La idea después de arreglar esta infraestructura es elaborar un plan de mantenimiento y nuevas inversiones, para tener conocimiento del coste que supone y hacer unas previsiones realistas”, ha comentado Ferrà.

Compartir