Después de un estudio sobre la situación hídrica de Inca, desde el Ayuntamiento se ha diseñado un plan para la gestión del agua. Se trata de un documento marco en el cual se subraya la necesidad de atender las necesidades hídricas con una menor cantidad de recursos y aumentar la eficiencia del uso del agua. El teniente de alcalde de Medio Ambiente, Àngel Garcia, ha expresado «la voluntad municipal de poner en marcha toda una serie de medidas propuestas por los técnicos con el objetivo de garantizar la disponibilidad, calidad y sostenibilidad de este líquido en la ciudad». Por todo ello, los técnicos calculan que la inversión en agua en el período 2017-2020 será de unos 6,7 millones de euros. Hay que recordar que el Pleno del Ayuntamiento aprobó que mayoritariamente las inversiones sostenibles fueran por agua; aun así se mantendrán contactos con otras instituciones para mejorar la financiación. La recomendación en mejoras con este plan y hasta el año 2035 llega hasta los 20 millones de euros.

De todo el análisis de la situación del municipio se desprende la necesidad de realizar un diagnóstico del estado de la red de distribución. Así se podrá realizar una sustitución de las conducciones adecuada a las necesidades y las urgencias del total de la infraestructura. «Tenemos que tener en cuenta que desde hace años no se han realizado inversiones constantes en agua, este hecho, hoy en día, hace que nos encontremos con una red con un alto grado de desgaste, que provoca roturas y un mal servicio», ha explicado García. Asímismo, se pretende construir un depósito de mayor capacidad en la calle de Llubí para poder ser más efectivos a la hora de garantizar el suministro durante las averías. Además, en este sentido se recomienda duplicar la conexión desde el pozo de Son Fiol al mencionado depósito. También se aconseja la renovación del sistema de impulsión desde la plaza del Bestiar al depósito situado en el Serral de las Monjas. «Paralelamente, y con el objetivo de tener un uso más racional del agua, se realizará una separación de la red de abastecimiento de usuarios industriales y de usuarios domésticos», ha contado García. Por esta razón, se realizará, próximamente, un censo de los consumidores industriales; así como una regulación y control de vertidos industriales mediante licencias de actividad.

Por parte del Servicio de Aguas municipal se realizará una actuación de mejora de las infraestructuras de control y conteo de las captaciones. Todo ello, encaminado a mejorar la eficiencia del servicio. En este sentido se quiere realizar la instalación de dispositivos de menor consumo en los equipamientos municipales y realizar la conexión de la red de riego municipal en el embalse de riego de agua regenerada. «Si queremos que la ciudadanía responda al llamamiento constante que hacemos por un uso sostenible del agua, desde el Ayuntamiento tenemos que ser los primeros en dar ejemplo», ha dicho García. Paralelamente, se encargará la redacción del Plan de Emergencia en situación de sequía de acuerdo con el Plan Autonómico. Esta herramienta servirá como manual para los casos de emergencia y mostrará los recursos que se tienen que movilizar para la actuación.

Compartir

ACTUALIDAD

AGENDA