Cáritas, Deixalles y Fundación Humana acuerdan con el Ayuntamiento instal·lar 18 contenedores en zonas de Inca

Inca contará con un nuevo servicio de recogida de ropa usada y con una finalidad totalmente social y solidaria. El Ayuntamiento de Inca colaborará estrechamente a partir de ahora con las entidades Cáritas, Deixalles y Fundación Humana en un proyecto que permitirá la instalación inicial 18 contenedores de ropa en las calles y plazas de Inca.

El alcalde Rafel Torres y la regidora de Medio Ambiente Rosa Tarragó han certiticado esta iniciativa con la firma de convenios con los representantes de las tres entidades. De hecho dos de ellas, Cáritas y Fundación Humana, ya han instalado estos contenedores en las calles.

La ubicación de los contenedores se ha realizado en diferentes zonas y siempre atendiendo a espacios de tráfico o lugares muy habitados y que estén visibles para facilitar su uso. Se estima que cada inquer lanza anualmente más de 7 kilos de ropa al año, que podrán ser reutilizados ahora.

El convenio firmado con las diferentes entidades deja la puerta abierta a que en un futuro se pueda reducir y ampliar el número de contenedores según la demanda que se registre o también reubicarlos para mejorar su rendimiento.

El convenio también establece que la instalación, el mantenimiento y las posibles reparaciones de los contenedores así como su vaciado corresponderá a las entidades mencionadas, mientras que el Ayuntamiento facilita los espacios para depositarlos y que sean accesibles para su vaciado.

Además, las entidades colaboradoras presentarán a Ayuntamiento una memoria trimestral de la cantidad de ropa recogida, que será reutilizada con diferentes finalidades; bien para programas de reinserción laboral de personas, bien para dar cobertura de vestimenta a familias sin recursos o también para programas de ayuda para África o Iberoamérica.

La ropa recogida por las tres entidades se utilizará para llevar a cabo programas becados de reinserción social y laboral de familias con falta de recursos. La ropa se reparte entre la que se puede reutilizar y vender, y la que se tiene que arreglar para nuevos usos. La primera se vende para recoger fondos para pagar las becas y mantener a estas entidades. La segunda también se reutiliza a través de talleres y diferentes iniciativas.

La voluntad del Ayuntamiento con esta actuación es favorecer el reciclaje también en ropa y que ésta tenga una nueva vida útil, a la vez que se colabora con una causa solidaria.

El alcalde, Rafel Torres, ha indicado que este convenio “es un ejemplo de hasta dónde puede llegar la colaboración entre la sociedad civil y las instituciones para crear proyectos solidarios y con cariz social”. Torres también ha manifestado la necesidad de difundir los valores que hay tras los contenedores que se ponen y “cómo podemos colaborar para cuidar nuestro entorno y ayudar a los demás simplemente dejando depositada la ropa que ya no usamos”.

Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.