Durante un mes y medio se han instruido hasta 21 denuncias con sanciones que van de los 30 a los 900 euros

La Policía Local de Inca ha llevado a cabo una campaña de vigilancia especial en el último mes y medio destinada a hacer cumplir las ordenanzas cívicas, especialmente en materia de perros y vertidos de residuos urbanos.

La campaña se inició a mediados de octubre pasado a instancias de Alcaldía y ante la necesidad de poner fin al comportamiento incívico de los propietarios de perros. Durante este tiempo se han destinado dos policías de paisano en diferentes horarios de vigilancia comprendidos entre las 7 y las 22 horas.

El alcalde Rafel Torres y la concejala de Interior Margalida Horrach han presentado hoy los primeros resultados. En total se han presentado 21 denuncias por incumplimiento de las ordenanzas que han ido desde el 30 a los 900 euros. Esta unidad medioambiental continuará trabajando de forma indefinida.

El alcalde Torres ha constatado que “es uno de los problemas diarios de los que recibimos más quejas”. Según Torres “los comportamientos incívicos en estas materias nos representan tener una mala imagen de la ciudad y, por añadidura, que hacer un esfuerzo extra en limpieza, lo que supone también un gasto económico que pagan todos los inquers”.

La tarea policial se ha centrado en tres ámbitos. Por una parte, se han realizado controles para hacer cumplir la Ordenanza de animales de compañía.

Así se han llevado a cabo controles de personas que conducen perros sin recoger los excrementos, control de perros abandonados o retirada de estos con el servicio Brada. En este campo se han denunciado 6 personas.

Por otro lado, se han llevado a cabo controles de perros potencialmente peligrosos. En este sentido se ha revisado que las personas que llevaban animales potencialmente peligrosos por las vías y espacios públicos llevaran el morral y que tuvieran las autorizaciones administrativas en regla. Aquí se han tramitado 5 denuncias.

En estos dos apartados las zonas especialmente vigiladas son las que registran mayor tráfico de animales de compañía como: avenida de los Reyes Católicos, Gran Vía de Colón, plaza del Blanquer, plaza del Ganado, parque de Europa, parque del Serral y zona de su Pata del Rey.

En última instancia se ha trabajado en la vigilancia de vertidos de residuos urbanos. En este caso se ha efectuado vigilancia especial de aquellos puntos donde son más habituales los vertidos incontrolados. Se han tramitado 10 denuncias.

Las zonas donde se ha realizado especial vigilancia son el Matadero municipal, camino viejo de Biniamar, solar frente al Palacio de Deportes, c / San Bartolomé, camino viejo de Costitx, s’Ermita y alrededores del Puig de Santa Magdalena.

El alcalde Torres ha mencionado que la voluntad del Ayuntamiento “no es la de sancionar a nadie, pero llega un momento en el que se deben tomar medidas drásticas, ya que hemos hecho esfuerzos informativos muy grandes para que todo el mundo sepa cómo se debe comportar”.

Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.