Durante el pasado año, desde el área de la Policía Local, se prestó una especial mención a la documentación reglamentaria de los vehículos que circulan por Inca. De esta campaña se desprende que se han interpuesto 418 infracciones por no haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y 105 por no haber contratado el seguro obligatorio. «Estas acciones son necesarias porque suponen evitar problemas o accidentes en la movilidad general en la ciudad», ha explicado Antonia Triguero, regidora de Movilidad. Por parte de los técnicos del área se recuerda la importancia de un adecuado mantenimiento del vehículo ya que es esencial para garantizar la seguridad de las personas y reducir la posibilidad de sufrir o provocar un accidente de tráfico con consecuencias mortales o lesivas, y que la Inspección Técnica de Vehículos es la única fórmula admisible para acreditar el buen estado del vehículo.

Por su parte, los propietarios que no tienen asegurado el vehículo cargan sobre los restantes ciudadanos las responsabilidades pecuniarias por los daños que causen con sus vehículos en caso de accidentes, dado que las primas del SOA contienen un recargo del 2 % que se destinan al Consorcio de Compensación de Seguros que afronta los gastos producidos por vehículos sin póliza.

Actualmente, para el infractor, las sanciones oscilan entre los 601 y los 3.005 euros dependiendo de la situación, el tipo de vehículo, la reincidencia etc, además de la retirada del vehículo y su depósito, que puede llegar a los tres meses.

Compartir

ACTUALIDAD

AGENDA